Una tarde en el Bar Penalty

Son casi las 8 de la tarde y hoy nos hemos pasado por el Bar Penalty; uno de los locales con más solera de Valdepeñas.

Su ubicación es ideal; en la propia Plaza de España, con la calle Juan Alcaide, al lado del ayuntamiento y con unas preciosas vistas generales de la plaza, su fuente y la Iglesia de la Asunción.

Bar Penalty desde la plaza
Bar Penalty desde la plaza

Mucha gente se toma el aperitivo en su terraza, en las barricas que hacen de mesa, y desde donde se puede disfrutar del «ambientillo» de la plaza en un día soleado.

Interior del Bar Penalty
Interior del Bar Penalty

Pero en esta ocasión, nosotros hemos preferido pasar a su interior, el cual conserva toda la autenticidad de los bares de toda la vida, engalanado por el tiempo, y con pequeños espacios museo, en estanterías repletas de pequeños tesoros y fotografías antiguas.

Estanterías repletas de antigüedades
Estanterías repletas de antigüedades

Además de su amplia barra y su espacio central, reservado para el «chateo», el «tapeo» y darle vueltas al pueblo con la conversación, el «Penalty» cuenta con un espacio de mesas y sillas alrededor de un televisor donde es habitual ver a los fieles «parroquianos» tener eternas tertulias sobre un partido de fútbol o una corrida de toros; siempre se aprende escuchándolos.

"Parroquianos" del Penalty
«Parroquianos» del Penalty

El «Penalty» también cuenta con una zona restaurante donde poder degustar los platos típicos manchegos, aunque, sin duda, una de nuestras recomendaciones son sus gachas.

En su enoteca, se encuentran los principales vinos de Valdepeñas, y su ambiente invita a la tertulia sosegada y sin prisas.

Vino blanco, vino tinto y su tapa
Vino blanco, vino tinto y su tapa

También te recomendamos, que si estás de tapeo, no dejes de probar el queso en aceite; simplemente una delicia.

Queso en aceite
Queso en aceite

En cualquier caso, el «Penalty» (antigua Casa Álvarez) es un trozo de la historia de Valdepeñas qué ya cuenta con más de 90 años. Joaquín Brotóns, escritor local, escribía sobre ello en un artículo de El Eco de Valdepeñas.

Como anecdota curiosa, y charlando con sus camareros, nos contaron como todavía conservan una curiosa costumbre. Entre los camareos de la barra interior y los que atienden a las mesas de la calle, existe un sistema de «pago» con fichas para saber las comandas que salen y tener un mejor control de las cuentas. Este sistema era habitual antiguamente; aunque ahora las nuevas tecnologías se empeñen en que sea de otra manera.

Sistema de "pago" con fichas entre camareros
Sistema de «pago» con fichas entre camareros