Yacimiento Íbero Cerro de las Cabezas

Iconos Cerro de las Cabezas

El Cerro de las Cabezas es una de las joyas históricas más importantes que podemos encontrar en Valdepeñas; un yacimiento arqueológico, del que todavía queda mucho terreno por excavar y descubrir, y en el que podemos conocer más en profundidad la cultura íbero-oretana. Según los hallazgos que se han podido encontrar hasta la fecha, esta zona estuvo habitada desde el siglo VII al III a.c., periodo que abarcaría desde el final de la Edad de Bronce a la época de los Íberos.

Vista hacia la acrópolis
Vista hacia la acrópolis

Allí nos vamos a encontrar una ciudad fortificada, también llamada “oppidum”, situada estratégicamente en la ladera de uno de los cerros de mayor altura de la zona y al lado del río Jabalón. Con una extensión aproximada de 14 hectáreas, está delimitada por una muralla de 1,6 km.

Vista del yacimiento hacia el río Jabalón
Vista del yacimiento hacia el río Jabalón

Los trabajos arqueológicos que se iniciaron en 1984 sólo han llegado a excavar 2 hectáreas en las cuales podemos observar parte de la muralla, el entramado urbano, la zona de hornos y algún que otro santuario. Se supone que en la ciudad podría vivir una población de 3.000 personas; un número importante para la época.

Restos de un Santuario
Restos de un Santuario

Las excavaciones arqueológicas realizadas han revelado una gran cantidad y riqueza de restos de alfarería con dibujos peculiares, utensilios metálicos de uso doméstico, así como depósitos de agua, aceite, vino y trigo.

Cuenta además con un centro de interpretación, de 7 salas, que nos ofrece una amplia visión de lo que supuso el Cerro de las Cabezas dentro del territorio de la antigua Oretania. A través de medios audiovisuales, maquetas 1/1, recreaciones arquitectónicas e interpretaciones culturales el visitante se puede adentrar en el interior de la cultura y sociedad Íbera.

Recreación casa del alfarero
Recreación casa del alfarero

Para llegar hasta el yacimiento y centro de interpretación hay que coger la A4 en sentido Andalucía y desviarse en la salida 208 siguiendo las indicaciones por la vía de servicio.

Se aconseja llevar gorra en días de sol y calzado cómodo.

No te puedes perder: Centro de Interpretación, Murallas Ciclópeas y Zona de hornos. Ideal para una puesta de sol y empaparte de nuestros antepasados con la calma que se respira durante el paseo.