Cómo llegar a Valdepeñas…en tren.

Una de las formas más cómodas de llegar a Valdepeñas es en tren. Tanto si vienes de Madrid como desde Jaén, el tren regional de media distancia es una excelente forma de viajar.

Regional Media Distancia llegando a Valdepeñas desde Jaén.

En tan solo dos horas y por menos de 40 € (ida y vuelta) desde Madrid, disfrutarás de un cómodo viaje durante el cual poder ver los diferentes paisajes de la llanura manchega, con sus colores rojizos, verdosos, dorados, ocres y azulados.

Campos de cereales en la llanura manchega.

No dejes escapar las vistas de los molinos de viento pasado Tembleque, en la provincia de Toledo (en El Romeral) o los de Alcázar de San Juan ya en la provincia de Ciudad Real.

Molinos de viento en Alcázar de San Juan.

A medida que te vayas acercando a La Mancha notarás como cambia el paisaje con viñedos, olivares y campos de cereal.

Olivares, viñedos y el Cerro del Ángel que anuncia la llegada a Valdepeñas.

Al llegar a Valdepeñas, lo primero que te invitamos a descubrir es su estación de tren. Es probablemente uno de los tesoros «escondidos» que tiene la Ciudad del Vino.

Estación de tren de Valdepeñas.

En el pasado, el tren fue el impulsor del crecimiento de la localidad gracias a que a través de él, el vino de Valdepeñas se pudo comercializar en muchos lugares.

Alrededor de la estación, todavía se pueden ver los restos de la frenética actividad que en sus días habría en las bodegas allí instaladas. Quizás el mayor exponente de aquella época de bonanza lo encontramos en las Bodegas Bilbaínas, considerada en la época, una de las mayores de España.

Al bajar del tren camina por el andén principal hacia la derecha, y allí verás los viejos muelles de carga, las rotondas giratorias para los vagones de tren y las portadas de las bodegas que abrían paso a varios miles de arrobas de vino.

Muelles de descarga y Bodegas Bilbaínas.

!Ya has llegado a Valdepeñas! Esto no acaba más que comenzar.